Del Ejército a una sex shop

“Vivo en Ciudad de México, fui militar y enfrenté varios obstáculos en esa carrera. Por eso, decidí dejar el Ejército y estudiar administración de empresas. Me quité el miedo a emprender y pedí un crédito para poner una sex shop. Tengo varias ideas para crecer: poner más sucursales, producir lencería para hombre y mujer, así como juguetes eróticos, pero mi principal obstáculo es la alta tasa de interés que cobran los bancos. ¿Qué otras opciones tengo?”

José Germán Baudelio Vaca Arredondo

Comments (3)

  1. John White octubre 14, 2016 Responder

    Sit amet velit metus. Proin posuere, ligula nec porttitor eget luctus, risus lectus tristique ligula, quis vivam pretium elit diam a nisi. Proin vehicula malesuada dolor, vel rutrum. quam sollicitudin.

    • Anna Smith octubre 14, 2016 Responder

      Lectus tristique ligula, quis pretium elit diam a nisi.

  2. Tom Johnson octubre 14, 2016 Responder

    Nullam at leo tincidunt felis facilisis tincidunt. Nunc sit amet velit metus. Proin posuere, ligula nec porttitor eget luctus, risus lectus tristique ligula, quis pretium elit diam a nisi. Proin vehicula malesuada dolor, vel rutrum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *